Nuevo FIO

Lluvia de meteoros Delta Cáncridas

Aunque es una lluvia de estrellas bastante débil, los meteoros son lentos y brillantes, por lo que son fáciles de ver sobre todo hoy 17 de enero

17 enero 2018

La lluvia de meteoros Delta Cáncridas tiene una duración típicamente larga, una de las características principales de las corrientes eclípticas. Tiene lugar dentro de los límites de la constelación de Cáncer y se extiende desde el 14 de diciembre hasta el 14 de febrero. El pico de actividad de esta lluvia de estrellas es hoy 17 de enero.

Uno de los problemas con esta lluvia de meteoros es que es muy débil, mucho más que sus primas de principios de enero, las Cuadrántidas. Se calcula que el promedio es de 2-4 meteoros por hora, por lo que hay muy pocos registros de la actividad de las Delta Cáncridas.

Para encontrarlas hay que localizar la constelación de Cáncer. Lo más sencillo para ello es partir de la Osa mayor y hacia el Sur llegar hasta la constelación de Leo con su estrella principal Regulo. Hacia el Este o Izquierda conseguiremos encontrar la tenue constelación de Cáncer.

Historia

Las primeras detecciones de esta lluvia de meteoros parece haber ocurrido durante la década de 1870. Durante 1872 del 1 al 15 de enero, los miembros de la Asociación Meteorológica Italiana observaron 7 meteoros con un radiante de la constelación de Cáncer (RA = 130 grados, DECL = + 24 grados), mientras que en 1879 el 12 de enero, se observó una bola de fuego (RA = 133 grados, DECL = +19 grados).

Las Delta Cáncridas son una lluvia de estrellas bastante débil, cuya presencia no se ha observado de forma consistente en la literatura. El libro Meteorostro de Cuno Hoffmeister de 1948 enumera tres radiantes probables: uno que se produjo en 1915, mientras que los otros dos se observaron en 1937. Aunque en realidad ya se encuentran algunas huellas de esta lluvia en algunas fuentes publicadas durante los años 1920 y 1930.

Quizás la primera evidencia sólida que apoya la existencia de esta lluvia de meteoros apareció en 1971, cuando Bertil-Anders Lindblad examinaba las órbitas meteorológicas fotográficas obtenidas durante el Proyecto del Meteorito de Harvard de 1952-1954.

No sería hasta enero de 1976 cuando N. W. McLeod descubrió sorprendido que las Delta Cáncridas eran reales. Y describió los meteoros individuales como "Gemínidos, bastante lentos y brillantes".

Noticias Relacionadas

OPINIÓN DE NUESTROS LECTORES

Da tu opinión

NOTA: Las opiniones sobre las noticias no serán publicadas inmediatamente, quedarán pendientes de validación por parte de un administrador del periódico.

NORMAS DE USO

1. Se debe mantener un lenguaje respetuoso, evitando palabras o contenido abusivo, amenazador u obsceno.

2. www.turismodeestrellas.com se reserva el derecho a suprimir o editar comentarios.

3. Las opiniones publicadas en este espacio corresponden a las de los usuarios y no a www.turismodeestrellas.com

4. Al enviar un mensaje el autor del mismo acepta las normas de uso.