Una posible y elegante solución a la Paradoja de Fermi

Si es tan probables que exista la vida extraterrestre inteligente, ¿por qué no hemos tenido ninguna prueba concluyente hasta la fecha?

08 diciembre 2022

La llamada Paradoja de Fermi es la discrepancia entre la falta de evidencia concluyente de vida extraterrestre avanzada y la aparentemente alta probabilidad a priori de su existencia, y por extensión de obtener tal evidencia.

De hecho, el físico ítalo-estadounidense  que la planteó, Enrico Fermi, lo expresó un artículo de 2015: "Si es tan fácil que exista la vida, alguien de algún lado ya debería haber llamado".

Entonces, ¿por qué no hemos obtenido pruebas concluyentes de la existencia de vida extraterrestre?

Los científicos han dado muchas posibles respuestas a la Paradoja de Fermi, como que la vida extraterrestre inteligente sea algo extremadamente raro o que, de existir, los aliens están demasiado ocupados consigo mismos como para buscarnos a nosotros. Pero cada vez se desarrollan más posibles soluciones. Ahora, otro artículo agrega una teoría adicional a una de las soluciones más populares.

El documento, publicado en arXiv, fue escrito por Amri Wandel del Instituto de Física Racah de la Universidad Hebrea de Jerusalén. Hace dos suposiciones básicas. Primero, a los extraterrestres en realidad no les importan los planetas con vida. En segundo lugar, les importaría si pudieran detectar signos de vida inteligente en uno de ellos.

Para que la primera suposición sea válida, ayudaría si la idea de que hay planetas "bióticos" (es decir, que tienen biología) está muy extendida. En ese caso, incluso las civilizaciones avanzadas podrían no tener suficientes recursos para dedicarse a explorar completamente esos planetas, especialmente en la forma de una sonda real. Y enviar mensajes, que consume mucha menos energía que enviar un objeto físico, no tiene mucho sentido si todas esas ondas de radio simplemente llegan hasta alguna forma de organismo unicelular primitivo.

En la actualidad, los científicos apuestan más por esta teoría, dada la abundancia de los exoplanetas que se encuentran en las zonas habitables de sus estrellas. Supongamos que cada uno de ellos desarrolla vida en algún punto de su evolución. En ese caso, la galaxia podría estar tan llena de ella que no valdría la pena el tiempo gastado de las civilizaciones avanzadas para verificar cada planeta biótico antes de que desarrolle inteligencia.

Sin embargo, una vez que un planeta ha desarrollado inteligencia, en realidad ya sí podría ser interesante para ellos. La base de la paradoja de Fermi es que no es particularmente fácil detectar vida inteligente. Por lo tanto, probablemente sea relativamente raro en la galaxia hasta ahora. Así que cualquier ejemplo podría ser interesante incluso para una civilización avanzada. Para detectar vida inteligente desde lejos, lo más fácil para una civilización avanzada sería buscar señales de radio artificial u otras señales, similar a lo que hacemos desde la Tierra con el proyecto de Búsqueda de Inteligencia Extraterrestre (SETI).

Quizás el mensaje esté en camino... O no vieron el nuestro

mensaje extraterrestreIlustración de Fatinha Ramos para la revista USC Dornsife

¿Qué pasaría si la situación fuera a la inversa y los extraterrestres pudieran detectar señales de inteligencia en la Tierra? La respuesta más obvia serían las señales de radio que la Tierra comenzó a enviar hace unos 100 años. En esos 100 años, las señales teóricamente habrían alcanzado las 15.000 estrellas más cercanas, pero solo aquellas dentro de los 50 años luz habrían podido enviar algo que hubiéramos visto ya.

Ese radio incluye 1.300 sistemas estelares en total, de los 100.000 millones a 400.000 millones de sistemas estelares de la Vía Láctea. No mucho para los estándares galácticos, pero sigue siendo un número distinto a cero. Sin embargo, los científicos de SETI creen que las señales de radio que enviamos, que fueron más un accidente de transmisión de televisión que un mecanismo de señalización intencional, serían indistinguibles del ruido de fondo después de un año luz de viaje.

Por lo tanto, incluso en esos 1.300 sistemas estelares que podrían haber respondido, existe una gran posibilidad de que ni siquiera hayan podido detectar nuestra firma tecnológica no intencional y aún podrían ignorar la vida inteligente en este planeta. Y si la vida no inteligente es abundante, ¿por qué se molestarían en gastar recursos para intentar contactar con un mundo potencialmente no inteligente? 

Por lo tanto, una solución a la paradoja de Fermi: los extraterrestres han estado en silencio hasta ahora porque no han visto ningún indicio de que seamos inteligentes.

Sin duda, es una solución elegante y que se ha postulado de otras formas anteriormente. Sin embargo, el argumento está bien explicado en el artículo de Wandel, que vale la pena leer para cualquier persona interesada en soluciones a la pregunta potencialmente más grande de nuestro tiempo.

Más infromación: https://arxiv.org/abs/2211.16505

Noticias Relacionadas

OPINIÓN DE NUESTROS LECTORES

Da tu opinión

NOTA: Las opiniones sobre las noticias no serán publicadas inmediatamente, quedarán pendientes de validación por parte de un administrador del periódico.

NORMAS DE USO

1. Se debe mantener un lenguaje respetuoso, evitando palabras o contenido abusivo, amenazador u obsceno.

2. www.turismodeestrellas.com se reserva el derecho a suprimir o editar comentarios.

3. Las opiniones publicadas en este espacio corresponden a las de los usuarios y no a www.turismodeestrellas.com

4. Al enviar un mensaje el autor del mismo acepta las normas de uso.