Nuevo FIO

Contaminación lumínica: la ladrona de estrellas

¿Como afecta la contaminación lumínica a los seres vivos? ¿Cómo deben tenerla en cuenta los astrónomos a la hora de observar el cielo nocturno?

05 diciembre 2017 | Fuente: Skyandtekescope/IDA

Es evidente que los humanos no vemos demasiado bien en la oscuridad. Esto ha conducido al deseo de iluminar la noche a toda costa y al pensamiento generalizado de que a más luz más nos acercamos al progreso. Por este motivo, es tan raro poder ver las estrellas en muchos núcleos urbanos, aunque los efectos de la contaminación lumínica tiene una serie de impactos en la salud y el medio ambiente que van más allá de la contemplación estelar. Algunos organismos, como la International DarkSky Association (IDA), luchan por la preservación del cielo nocturno.

La contaminación lumínica daña el medio ambiente

Durante mil millones de años, la vida multicelular en esta Tierra ha existido con un horario regular y confiable de niveles de iluminación en el ambiente. Esta regularidad está arraigada en el ADN de las especies arriba y abajo de nuestro árbol evolutivo para nuestra ventaja biológica. La luz natural regulariza las actividades biológicas básicas y fundamentales en todas las especies, desde las plantas hasta nosotros, los humanos.

En general, lo más común es que la contaminación lumínica altere e interfiera en el tiempo de las actividades biológicas. Aproximadamente la mitad de todas especies existentes son especies crepusculares y nocturnas que comienzan sus actividades diarias al atardecer, nuestras luces artificiales en la noche limitan seriamente sus vidas, exponiéndolas a los depredadores y reduciendo el tiempo que tienen para encontrar comida, refugio o parejas y reproducirse.

Asumir que otros organismos vivos en este planeta simplemente se "adaptarán" a nuestros programas de iluminación recién creados es ignorante e insano. Desafortunadamente, es mucho más fácil ignorar las advertencias y continuar instalando incorrectamente luces en el exterior de lo que podría ser entender los efectos negativos que arroja la luz y cambiarlos a tiempo.

La contaminación lumínica y los astrónomos

El problema más molesto y destructivo es la luz que llega directamente a su ojo desde una bombilla brillante. En astronomía esto se llama “deslumbramiento” y, como hemos señalado, proviene de dispositivos mal diseñados o mal instalados, en otras palabras, la mayoría de los que se usan actualmente. Cuando el resplandor cruza las líneas de la propiedad y crea una molestia, se llama "traspaso de la luz".

El deslumbramiento es a menudo el problema más fácil de evitar para los astrónomos: colocando el telescopio en una esquina oscura, levantando una lona para dar sombra al telescopio o llegando a un acuerdo con sus vecinos o el gobierno local para que se apague la luz ofensiva o se reemplace con una iluminación más eficiente.

Contaminación lumínica y light pollution

Una manera de medir la contaminación lumínica es compararlo con la luz de fondo natural del cielo nocturno. El cielo tiene un cierto brillo superficial mínimo incluso en el entorno más prístino y virgen. Este resplandor natural del cielo tiene cuatro fuentes: un débil brillo en la atmósfera superior (una aurora permanente de baja intensidad), la luz solar reflejada en el polvo interplanetario (luz zodiacal), la luz de las estrellas dispersa en la atmósfera y la luz de fondo de estrellas y galaxias. 

Un típico cielo suburbano hoy es aproximadamente de 5 a 10 veces más brillante en el cenit que el cielo natural. En los centros de las ciudades, el cénit puede ser entre 25 o 50 veces más brillante que en el entorno natural.

El apantallamiento completo en los artefactos de iluminación es el remedio ideal contra el deslumbramiento y el brillo celestial. Una lámpara debe enviar toda su luz más o menos hacia abajo donde la luz está destinada a ser utilizada, no hacia arriba o hacia los lados. El término "corte total" generalmente significa que ningún rayo de luz del artefacto sobrepasa el horizonte, y que al menos el 90 por ciento de la luz está bloqueado en el rango cercano a los lados de 0 ° a 20 ° debajo del plano horizontal.

La luz que brilla en este rango lateral no contribuye en nada a la mayoría de las necesidades de iluminación del ser humano. Es meramente una deslumbrante molestia a los ojos de las personas y se disipa inútilmente en la distancia. La luz que se derrama hacia arriba, por supuesto, se desperdicia por completo. Se toleran enormes desperdicios por encima del horizonte porque no se ven; ¡las personas que instalan luces normalmente no las controlan durante la noche desde lo alto del aire!

La luz casi horizontal es especialmente destructiva. Un rayo de luz dirigido hacia arriba no suele ser del peor tipo. Se escapa al espacio rápidamente, pasando por lo que los astrónomos llaman una "masa de aire". Un rayo dirigido 10 ° sobre el horizonte, por otro lado, pasa a través de 5.6 veces más atmósfera - 5.6 masas de aire - contaminando todo el camino. Un rayo que roza el horizonte contamina hasta 10 masas de aire.

Cómo comprobar el estado del cielo antes de observarlo

Mire el color del cielo diurno, especialmente cerca del horizonte. Cuanto más azul sea el cielo, más oscura será la noche. La blancura en un cielo diurno se debe a la luz solar dispersada por partículas diminutas. Eso significa que se está haciendo un buen trabajo al dispersar la luz artificial por la noche. Un cielo azul profundo en la tarde debe significar un cielo transparente después del anochecer.

Contaminación lumínica y light pollution

El aire seco es otra buena señal. Incluso si la atmósfera superior está bastante libre de neblina, la alta humedad puede reducir la neblina (o niebla). Esté atento a las previsiones de baja humedad.

La contaminación del aire es importante. La neblina blanca en un cielo azul consiste en gotas de agua microscópicas que se han condensado en diminutas partículas sólidas, principalmente polvo de sulfato de fábricas y plantas de energía lejanas. Estas partículas son los precursores de la lluvia ácida.

Un frente frío y ventoso que atraviesa una ciudad puede limpiar la contaminación local, dejando la noche maravillosamente oscura. Las ciudades más ventosas a menudo son las más oscuras. Una tormenta o ventisca que pasa también puede dejar una noche inusualmente oscura a su paso.

Noticias Relacionadas

OPINIÓN DE NUESTROS LECTORES

Da tu opinión

NOTA: Las opiniones sobre las noticias no serán publicadas inmediatamente, quedarán pendientes de validación por parte de un administrador del periódico.

NORMAS DE USO

1. Se debe mantener un lenguaje respetuoso, evitando palabras o contenido abusivo, amenazador u obsceno.

2. www.turismodeestrellas.com se reserva el derecho a suprimir o editar comentarios.

3. Las opiniones publicadas en este espacio corresponden a las de los usuarios y no a www.turismodeestrellas.com

4. Al enviar un mensaje el autor del mismo acepta las normas de uso.