Gemínidas 2018, la última y mayor lluvia de estrellas del año

Una de las mejores lluvias de estrellas del año alcanza su pico de actividad en pocos días, con hasta 120 meteoros por hora, superando a las Perseidas.

07 diciembre 2018 | Fuente: IAC

Las Gemínidas son, junto con las Perseidas, la mayor lluvia de estrellas del año. Este fenómeno astronómico se produce cuando pequeñas partículas de polvo que proceden de fragmentos de cometas, o asteroides, colisionan con la atmósfera de nuestro planeta. Este año, según informa el Instituto Astrofísico de Canarias, los mejores momentos para verlas coincidirán con las noches del jueves 13 y el viernes 14 de diciembre, aunque se podrán observar desde el día 4 hasta el 17 de este mes.

El punto del cielo donde parecen “nacer” los meteoros, su radiante, es la constelación de los Gemelos (Géminis), situada cerca de Orión. La luna, en cuarto creciente, dejará de ser visible a media noche. Así, un observador podrá ver dos meteoros por minuto de media si se encuentra situado en un lugar oscuro (sin contaminación lumínica) y con horizontes despejados.

Las Gemínidas son una lluvia que puede contemplarse desde ambos hemisferios. En el Hemisferio Norte la actividad será mayor, debido a que el radiante estará más elevado sobre el horizonte. Aunque desde los cielos australes también se podrá observar una gran cantidad de meteoros. Conviene tumbarse, fijar la mirada en una zona del cielo y mantenerla, al menos, durante unos minutos para poder apreciar alguna gemínida. Lo más importante es tener un poco de paciencia.

Qué son las Gemínidas 

Las Gemínidas son consideradas una de las mejores lluvias de estrellas anuales porque los meteoros individuales son muy brillantes y en el pico de actividad se pueden ver cruzar el cielo a velocidades de hasta 120 meteoros por hora. Aunque evidente para contemplarla todo depende la contaminación lumínica del lugar donde se encuentre. También destacan por su velocidad, de hasta 35 kilómetros por segundo.

La lluvia de meteoros Gemínida tiene casi 200 años de antigüedad, según los registros conocidos, la primera observación de la que se tiene constancia fue en 1833 desde un barco fluvial en el río Mississippi, y sigue siendo muy activa. De hecho, se está volviendo más fuerte con el tiempo. Eso es porque la gravedad de Júpiter ha arrastrado la corriente de partículas de la que procede la lluvia, el asteroide 3200 Faetón, más cerca de la Tierra a lo largo de los siglos.

Las Gemínidas, como su nombre lo indica, parecen emanar de la brillante constelación de Géminis (los gemelos). Para encontrar a Géminis en el hemisferio norte, busque en el cielo dirección sur la constelación de Orión, que es fácil de identificar por las tres estrellas en el "cinturón" del cazador. Luego mire hacia arriba y hacia la izquierda de Orión para ver a Géminis, en lo alto del cielo del sudoeste. En el hemisferio sur, por su parte, Géminis aparece en la parte inferior derecha de Orión y ambos en dirección noroeste del cielo.

Gemínidas

Aunque parezca que los meteoros parten de la constelación de Géminis, pueden aparecer en todo el cielo. Para obtener mejores resultados, debe mirar un poco más allá de Géminis para que pueda ver los meteoros con "colas" más largas a medida que pasan las rachas; porque si mira directamente a Géminis solo verá los meteoros que no viajan muy lejos.

¿De dónde vienen?

Las Gemínidas están asociadas con el objeto próximo a la Tierra 3200 Faetón, un asteroide que pudo haber chocado con otro objeto en el pasado lejano y producir la corriente de partículas con la que se topa la Tierra, creando la lluvia de meteoritos.

El asteroide orbita al sol cada 1,4 años. De vez en cuando se acerca a la Tierra (a una distancia segura) y también pasa muy cerca del Sol, dentro de la órbita de Mercurio y solo a 0,15 unidades astronómicas del Sol: Una unidad astronómica es la distancia entre el sol y la Tierra: alrededor de 150 millones de kilómetros.

Las rocas en el espacio que están a punto de colisionar con la atmósfera de la Tierra se llaman meteoroides. Aquellos que atraviesan la atmósfera se llaman meteoros, y si llegan al suelo (lo que no sucederá con las Gemínidas, ya que las partículas son demasiado pequeñas para sobrevivir al viaje) las rocas se llaman meteoritos.

Cómo lograr la mejor vista

No son necesarios prismáticos o telescopios para ver las lluvias de meteoros, basta la simple vista. Encuentre un lugar cómodo para reclinarse o tumbarse en el suelo, a poder ser lejos de la contaminación lumínica, preferiblemente en un área de cielo oscuro. Lleve una manta y abríguese bien contra el frío nocturno. Dele a sus ojos unos 20-30 minutos para adaptarse a la oscuridad, luego relájese y disfrute del espectáculo.

Retransmisión en directo

Durante la noche del 14 de diciembre, desde las 22:30 hora local (GMT +0), las Gemínidas se podrán ver en directo desde el Observatorio del Teide (Tenerife) a través de sky-live.tv. Este canal también emitirá imágenes en directo desde el Observatorio de Altas Energías HESS (Namibia) y desde el municipio de Olivenza (Badajoz).

Estas tres retransmisiones están enmarcadas dentro de las Iniciativas contra la Contaminación Lumínica (LPIs, por sus en inglés) del proyecto europeo STARS4ALL. Su objetivo es defender el derecho a un cielo oscuro y denunciar el impacto negativo de la luz artificial. La retransmisión cuenta con la colaboración del canal sky-live.tv y la iniciativa “Extremadura, Buenas Noches”, llevada a cabo por la Dirección General de Turismo, de la Junta de Extremadura.

Noticias Relacionadas

OPINIÓN DE NUESTROS LECTORES

Da tu opinión

NOTA: Las opiniones sobre las noticias no serán publicadas inmediatamente, quedarán pendientes de validación por parte de un administrador del periódico.

NORMAS DE USO

1. Se debe mantener un lenguaje respetuoso, evitando palabras o contenido abusivo, amenazador u obsceno.

2. www.turismodeestrellas.com se reserva el derecho a suprimir o editar comentarios.

3. Las opiniones publicadas en este espacio corresponden a las de los usuarios y no a www.turismodeestrellas.com

4. Al enviar un mensaje el autor del mismo acepta las normas de uso.