Nuevo FIO

Falsos mitos sobre la Luna (Parte III)

Terminamos de desmentir algunos de los más populares mitos lunares: su influencia en los flujos humanos, la locura o la fertilidad

03 noviembre 2017

Creada por una ardiente explosión planetaria hace unos 400 mil millones de años, la luna ha cautivado al hombre durante toda su existencia. Este cuerpo cósmico ha sido el único que, por el momento, los seres humanos han visitado. Aún así, continúa estando lleno de misterio...Sigamos desmintiendo algunos de los falsos mitos sobre nuestro satélite que se ha ido perpetuando en el tiempo

(Mirar también: Falsos mitos sobre la Luna I y Falsos mitos sobre la Luna II)


Mito 5. La luna mueve flujos significativos dentro de las personas.

No hay duda de que la luna, o más bien su gravedad, es la principal causa de las mareas de los océanos en la Tierra. La gravedad del sol, por cierto, también aumenta las mareas pero su efecto es menor. Algunas personas usan el hecho indiscutible del efecto de la luna sobre las mareas para argumentar que la luna mueven flujos en el cuerpo humano. Sin embargo, creer que las mareas oceánicas y las mareas humanas son causadas por la luna revela un gran malentendido acerca de cómo funciona la gravedad para producir mareas oceánicas.

En resumen, la gravedad depende de dos cosas: masa y distancia. Las mareas se producen sólo cuando los dos objetos involucrados (por ejemplo, la Tierra y la Luna) son ambos de tamaño astronómico (¡mucho más grandes que un humano!), Y también cercanos (astronómicamente) en distancia. La luna está a casi 400 mil kilómetros de distancia de nuestro planeta (unas 30 veces el diámetro de la Tierra), y aproximadamente a 1/80 de la masa de la Tierra. Por eso la luna sí ayuda a subir las mareas de la Tierra.

Si los efectos de las mareas fueran incluso mensurables en el cuerpo humano, que no lo son, serían del orden de una diez millonésima fracción de un metro, o aproximadamente una milésima del grosor de una hoja de papel. Alguien puede pensar que eso sigue siendo las mareas, ¿no? Quizás. Pero son mareas o flujos mucho más pequeños que los que se mueven dentro de su cuerpo cuando un camión pasa al lado por la carretera ... O incluso cuando otra persona se le cruza en la calle, por lo que éste otro falso mito sobre la luna.

Luna llena en otoño
6. Las lunas llenas te vuelven loco.

Desde la antigüedad, las lunas llenas se han asociado con comportamientos extraños o insanos, que incluyen sonambulismo, suicidio, actividad ilegal, ataques de violencia y, por supuesto, la transformación en hombres lobo. De hecho, las palabras "locura" y "lunático" provienen de la diosa romana Luna, de quien se decía que montaba su carro de plata en el cielo oscuro cada noche. De ahí una serie de falsos mitos sobre la luna que se ido perpetuando...

Durante miles de años, los médicos y profesionales de la salud mental creían que existía una fuerte conexión entre la manía y la luna. Hipócrates, considerado el padre de la medicina moderna, escribió en el siglo V a. C. que "alguien de quien se apodera del terror, el susto y la locura durante la noche recibe la visita de la diosa luna".

En la Inglaterra del siglo XVIII, las personas enjuiciadas por asesinato podrían hacer campaña por una sentencia más leve por locura si el crimen ocurría bajo el influjo de la luna llena; mientras que, los pacientes psiquiátricos del Hospital de Bethlehem de Londres eran esposados ??y azotados como medida preventiva durante ciertas fases lunares. Incluso hoy, a pesar de los estudios que desacreditan la hipótesis, algunas personas piensan que las lunas llenas hacen que todos nos volvamos un poco locos.

7. La luna controla la fertilidad.

Tal vez el origen de este falso mito sobre la luna venga porque los ciclos menstruales y lunares son similares en longitud, y de ahí que muchas civilizaciones tempranas creyeran que la luna determinaba cuándo las mujeres podían quedar embarazadas. Esto podría explicar por qué las deidades lunares femeninas -desde la diosa china Chang'e hasta la mamá Quilla de los incas- figuran de manera tan prominente en las mitologías de todo el mundo.

En la década de 1950, el médico checo Eugene Jonas tropezó con un antiguo texto astrológico asirio que afirma que las mujeres son fértiles durante ciertas fases de la luna. Él basó todo un método de planificación familiar en esta hipótesis, diciendo a sus pacientes que ovularan cuando la luna estaba en la misma posición que cuando nacieron. El método sigue vigente en la actualidad por algunas clínicas, pero su fiabilidad no está realmente probada.

Según otra teoría que persiste hasta el día de hoy, las lunas llenas causan un aumento en los nacimientos, inundando las salas de maternidad con las futuras madres en proceso de parto. Sin embargo, estudios recientes han revelado poca evidencia estadística sobre auges de bebés inducidos por la luna, y la mayoría de los expertos creen que cualquier efecto lunar sobre la procreación es meramente literario.

Noticias Relacionadas

OPINIÓN DE NUESTROS LECTORES

Da tu opinión

NOTA: Las opiniones sobre las noticias no serán publicadas inmediatamente, quedarán pendientes de validación por parte de un administrador del periódico.

NORMAS DE USO

1. Se debe mantener un lenguaje respetuoso, evitando palabras o contenido abusivo, amenazador u obsceno.

2. www.turismodeestrellas.com se reserva el derecho a suprimir o editar comentarios.

3. Las opiniones publicadas en este espacio corresponden a las de los usuarios y no a www.turismodeestrellas.com

4. Al enviar un mensaje el autor del mismo acepta las normas de uso.