Las estrellas bebés son como los humanos, comen deprisa y eructan con frecuencia

Un estudio descubre que las ráfagas brillantes de las estrellas más jóvenes, sus 'eructos', son fruto de atracones del material circundante.

05 diciembre 2022 | Fuente: JPL Caltech NASA

Las estrellas recién nacidas se "alimentan" a un ritmo vertiginoso y crecen gracias a frenesíes de alimentación sorprendentemente frecuentes, según muestra un análisis reciente de datos del retirado Telescopio Espacial Spitzer de la NASA .

Los arrebatos de los bebés estelares en la etapa más temprana de desarrollo, cuando tienen alrededor de 100.000 años, o el equivalente a un bebé de 7 horas, ocurren aproximadamente cada 400 años, según descubrió este análisis. Estas erupciones de luminosidad son signos de atracones de alimentación a medida que las estrellas jóvenes y en crecimiento devoran el material de los discos de gas y polvo que las rodean.

“En la formación de estrellas, observamos que son las nubes de gas las que colapsan para formar una estrella”, explica Tom Megeath, astrónomo de la Universidad de Toledo. "Es literalmente el proceso de creación de estrellas en tiempo real".

Megeath es coautor del estudio, que se publicó a principios de este año en Astrophysical Journal Letters y fue dirigido por Wafa Zakri, profesor de la Universidad de Jazan en Arabia Saudita. Representa un gran paso adelante en la comprensión de los años de formación de las estrellas. Hasta ahora, la formación y el desarrollo temprano de las estrellas más jóvenes ha sido un desafío para estudiar, ya que en su mayoría están ocultas a la vista dentro de las nubes a partir de las cuales se forman.

Envueltas en gruesas envolturas de gas, estas estrellas jóvenes, de menos de 100.000 años, conocidas como "protoestrellas de clase 0", y sus estallidos son especialmente difíciles de observar con telescopios terrestres. El primer "eructo estelar" de este tipo se detectó hace casi un siglo, y rara vez se han visto desde entonces.

Pero Spitzer, que terminó su serie de 16 años de observaciones desde la órbita en 2020, vio el universo en infrarrojo, más allá de lo que los ojos humanos pueden ver. Eso, y su mirada de larga duración, permitieron al Telescopio Espacial Spitzer ver a través de las nubes de gas y polvo y captar destellos brillantes de las estrellas anidadas en su interior.

El equipo de estudio buscó en los datos de Spitzer los estallidos de protoestrellas entre 2004 y 2017 en las nubes de formación de estrellas de la constelación de Orión, un "vistazo" lo suficientemente amplio como para atrapar a las estrellas bebés en el acto de hacer un estallido. Entre las 92 protoestrellas de clase 0 conocidas, encontraron tres con dos de esos estallidos previamente desconocidos. Los datos revelaron un promedio de explosiones en las estrellas bebés más jóvenes de aproximadamente cada 400 años, mucho más frecuente que el promedio de las 227 protoestrellas más viejas en Orión.

También compararon los datos de Spitzer con los de otros telescopios, incluido el Telescopio Espacial WISE (Explorador de Infrarrojos de Campo Amplio, de la NASA), el ahora retirado Telescopio espacial Herschel de la ESA (Agencia Espacial Europea) y el ahora también retirado Observatorio estratosférico aerotransportado para Astronomía Infrarroja (SOFIA). Eso permitió al equipo estimar que los estallidos suelen durar unos 15 años. La mitad o más del volumen de una estrella bebé se agrega durante el período inicial de clase 0.

“Según los estándares cósmicos, las estrellas crecen rápidamente cuando son muy jóvenes”, explica Megeath. "Tiene sentido que estas estrellas jóvenes tengan explosiones más frecuentes".

Los nuevos hallazgos ayudarán a los astrónomos a comprender mejor cómo se forman y acumulan masa las estrellas, y cómo estos primeros episodios de consumo masivo podrían afectar la formación posterior de planetas.

“Los discos que los rodean son materia prima para la formación de planetas”, añade. “Los estallidos pueden influir en ese material”, quizás desencadenando la aparición de moléculas, partículas y cristales que pueden unirse para formar estructuras más grandes.

Incluso es posible que nuestro propio Sol alguna vez fuera uno de estos bebés que eructan.

Noticias Relacionadas

OPINIÓN DE NUESTROS LECTORES

Da tu opinión

NOTA: Las opiniones sobre las noticias no serán publicadas inmediatamente, quedarán pendientes de validación por parte de un administrador del periódico.

NORMAS DE USO

1. Se debe mantener un lenguaje respetuoso, evitando palabras o contenido abusivo, amenazador u obsceno.

2. www.turismodeestrellas.com se reserva el derecho a suprimir o editar comentarios.

3. Las opiniones publicadas en este espacio corresponden a las de los usuarios y no a www.turismodeestrellas.com

4. Al enviar un mensaje el autor del mismo acepta las normas de uso.