Nuevo FIO

Tanabata, las Estrellas también se enamoran

Con motivo del 14 febrero o día de San Valentín explicamos Tanabata, el Festival japonés que celebra el amor entre Vega y Altair

14 febrero 2018

Si pensábamos que los humanos éramos los únicos que podíamos celebrar San Valentín, Tanabata nos demuestra que la astronomía y el amor pueden ir de la mano. Tanabata significa "Noche del séptimo" y es también conocido como el Festival de la Estrella. Se trata de un festival japonés originado en el Festival Qixi chino, y que celebra la reunión de las deidades Orihime y Hikoboshi, representadas por las estrellas Vega y Altair, respectivamente.

Según la leyenda, la Vía Láctea separa a estos amantes, y solo pueden reunirse una vez al año en el séptimo día del séptimo mes lunar del calendario lunisolar. La fecha de Tanabata varía según la región del país, pero las festividades son entre julio y agosto y pueden durar varios días.

Tanabata

El Tanabata está inspirado en una famosa historia del folclore chino, “El pastor de vacas y la niña tejedora”. Algunas versiones de esta historia se incluyeron en Man'ysh, la colección más antigua existente de poesía japonesa, pero esta es la versión más popular del cuento:

Orihime (Princesa Tejedora) era una princesa de excepcional belleza, hija del Tentei (Rey del Cielo, o el universo mismo), que cada día tejía hermosas prendas junto a la orilla del Amanogawa (Vía Láctea). A su padre le encantaba la tela que tejía y por eso ella trabajaba constantemente su obra. Sin embargo, Orihime estaba triste porque debido a su arduo trabajo nunca podría conocer y enamorarse de nadie. Preocupado por su hija, Tentei hizo los arreglos para que conociera a Hikoboshi (El Pastor de las Estrellas) que vivía y trabajaba al otro lado del Amanogawa.

Cuando los dos se conocieron, se enamoraron instantáneamente y se casaron poco después. Sin embargo, una vez casado, Orihime ya no tejía telas para Tentei y Hikoboshi permitía que sus vacas se desviaran por todo el Cielo. Enfadado, Tentei separó a los dos amantes a través del Amanogawa y les prohibió encontrarse. Orihime se entristeció mucho por la pérdida de su esposo y le pidió a su padre que les permitiera volver a encontrarse.

Tentei se conmovió con las lágrimas de su hija y permitió que las dos se encontraran el séptimo día del séptimo mes si trabajaba duro y terminaba de tejer. La primera vez que intentaron encontrarse, sin embargo, descubrieron que no podían cruzar el río porque no había puente. Orihime lloró tanto que apareció una bandada de urracas y prometieron hacer un puente con sus alas para poder cruzar el río. Se dice que si llueve en Tanabata, las urracas no pueden ir y los dos amantes deben esperar otro año para encontrarse.

Triángulo amoroso

Pero parece que en la historia de los amantes Orihime y Hikoboshi hay un tercer personaje olvidado. Y es que este mito habla de de dos estrellas, Vega y Altair, las dos más brillantes del cielo. Sin embargo, estos astros forman a su vez un asterismo con otra luminosa estrella llamada Deneb, formando lo que los astrónomos modernos denominan “El Triángulo de Verano”, que puede contemplarse fácilmente en el hemisferio norte durante esta estación.

Triángulo de Verano

Así que si algo está claro es que en el universo cada cual celebra San Valentín o comparte su amor estelar con quién quiere...

Noticias Relacionadas

OPINIÓN DE NUESTROS LECTORES

Da tu opinión

NOTA: Las opiniones sobre las noticias no serán publicadas inmediatamente, quedarán pendientes de validación por parte de un administrador del periódico.

NORMAS DE USO

1. Se debe mantener un lenguaje respetuoso, evitando palabras o contenido abusivo, amenazador u obsceno.

2. www.turismodeestrellas.com se reserva el derecho a suprimir o editar comentarios.

3. Las opiniones publicadas en este espacio corresponden a las de los usuarios y no a www.turismodeestrellas.com

4. Al enviar un mensaje el autor del mismo acepta las normas de uso.