Proyecto hábitat lunar: 61 días de aislamiento en Groenlandia

Han vivido dos meses en una cápsula similar a un hábitat lunar, en el Ártico, para conocer los efectos del aislamiento en el espacio.

14 abril 2022

En un futuro no muy lejano, la NASA quiere tener hábitats humanos en la luna. Aunque tal vez no sean tan elegantes como los que se muestran en las películas y los libros, serían hábitats a largo plazo donde los astronautas y los científicos podrían vivir y trabajar. Tecnológicamente, debería ser posible. Pero, ¿qué pasa con los efectos en nuestra psique humana? 

El 5 de abril de 2022, un grupo de investigadores anunciaron los resultados de un nuevo estudio relacionado con el aislamiento humano en el espacio.

Dos hombres, Sebastian Aristotelis y Karl-Johan Sørensen, ambos arquitectos espaciales (que trabajaban en "hacer el espacio habitable"), han vivido en una cápsula hermética, portátil y plegable que ellos mismos diseñaron. Permanecieron en la cápsula durante 61 días en septiembre de 2020. Para simular el entorno lunar, la cápsula se colocó en el norte de Groenlandia, en la región del Ártico.

La cápsula fue diseñada para ser respetuosa con el medio ambiente, sin dejar residuos. Y, el equipo dijo que podría resistir las amenazas locales, incluso de un oso polar que les visitó durante el curso del estudio.

proyecto hábitat lunarEl hábitat lunar o la 'vaina'./ Imagen a través de SAGA Space Architects/ Universidad de Surrey .

El propósito era investigar y simular el impacto psicológico del aislamiento social en entornos hostiles como la luna.

Uno de los resultados del estudio determinó que las llamadas "sesiones de bienestar" fueron una medida muy positiva para Aristotelis y Sørensen durante sus 61 días en aislamiento extremo.

Investigadores de la Universidad de Surrey y la Universidad de Milano-Bicocca se asociaron con la pareja, cuya empresa se llama SAGA Space Architects. El proyecto fue parte del proyecto LUNARK de SAGA . Los investigadores publicarán los resultados revisados ??por pares de su simulación en la próxima edición de junio de 2022 de Acta Astronautica. También hay una versión gratuita de su artículo disponible en ResearchGate.

proyecto hábitat lunarSebastian Aristotelis, fundador de Saga, arquitecto espacial y participante del experimento./ Imagen vía Saga.dk.
proyecto hábitat lunarKarl-Johan Sørensen, cofundador de Saga, arquitecto espacial y participante del experimento./Imagen vía Saga.dk.

Impactos psicológicos del aislamiento

El proyecto tenía como objetivo estudiar los efectos psicológicos del aislamiento de varias maneras. Esto incluyó medir las percepciones del tiempo de los ocupantes, sus emociones positivas y negativas, los niveles de satisfacción de las necesidades psicológicas básicas, las intenciones de comportamiento y las estrategias de afrontamiento. Como parte de este proceso, Aristotelis y Sørensen mantuvieron diarios personales y cada día completaron un cuestionario de 20 minutos.

Además, tampoco tenían acceso a Internet, pero se les permitió usar un teléfono satelital para enviar mensajes diarios (hasta 160 caracteres como máximo) a la sede de investigación en Copenhague, Dinamarca.

"La investigación para abordar los desafíos técnicos de las misiones humanas en el espacio está creciendo a un ritmo acelerado. Por lo tanto, es fundamental que exploremos los aspectos socio-psicológicos de las experiencias de confinamiento de los individuos dentro de estos hábitats" afirmó Konstantin Chterev, coautor del estudio. "Sabemos que el aislamiento social se encuentra entre uno de los principales factores de riesgo en estos entornos, pero aún nos queda mucho por aprender".

proyecto hábitat lunarKonstantin Chterev de la Universidad de Surrey, coautor del nuevo estudio/ Imagen a través de la Universidad de Surrey .

Resultados del experimento del hábitat lunar

Entonces, ¿fue exitoso el experimento? Parece que lo fue, y proporcionó información valiosa sobre cómo los futuros habitantes lunares humanos podrían hacer frente a la vida en un entorno tan extremo.

Tanto para Aristotelis como para Sørensen, como era de esperar, su deseo de contacto social aumentó con el tiempo. Sin embargo, y significativamente, los sentimientos negativos de alienación, depresión, impotencia e indignidad no lo hicieron.

¿Cómo fue eso posible? Al final resultó que, hablar de asuntos personales y dedicar tiempo libre ayudó a aliviar esos sentimientos negativos. Sin embargo, también aumentó el deseo de contacto social. Como se describe en el documento:

Primero, nuestros resultados mostraron que, para cualquiera de los arquitectos del espacio, el deseo de contacto social aumentó con el tiempo, mientras que los sentimientos de resignación no lo hicieron. Además, surgió el papel protector de actividades diarias específicas. Hablar de asuntos personales y de tiempo libre se asoció con una disminución de la resignación, mientras que hablar de temas personales y hacer ejercicio físico aumentó el deseo de contacto social.

Además, participar en actividades de ocio aumentó la percepción de la velocidad del tiempo. Como dice el dicho, “el tiempo pasa más rápido cuando te diviertes”.

proyecto hábitat lunarUn vistazo al interior de la cápsula. / Imagen a través de SAGA Space Architects/ Universidad de Surrey.

Futuros viajes espaciales

La exploración espacial humana a largo plazo requerirá poder hacer frente a largos períodos de aislamiento, no solo física, sino mentalmente. Con esto en mente, los resultados de LUNARK son alentadores para el futuro de la exploración espacial humana. Como supuso Chterev:

"Es probable que los viajes espaciales se vuelvan más frecuentes en las próximas décadas, debido a la apertura del mercado privado, los planes de la NASA de enviar personas a la luna esta década y las agencias gubernamentales de China e India que se unen a la carrera de los viajes espaciales. Con más organizaciones involucradas en el envío de personas al espacio, necesitamos más estudios para centrarnos en los impactos en la salud mental que implican las misiones largas en entornos extremos y confinados. Un trabajo como este podrá informar la capacitación futura y la planificación de programas en expediciones en entornos extremos y misiones lunares, en las que es crucial equilibrar las tareas de misión crítica y el bienestar físico con la protección del bienestar psicológico y la mitigación de los efectos negativos a largo plazo. aislamiento".

En pocas palabras: una simulación de un hábitat lunar en el Ártico muestra cómo los futuros habitantes de la luna pueden hacer frente a los efectos psicológicos del aislamiento extremo. La investigación es parte del proyecto LUNARK.

Noticias Relacionadas

OPINIÓN DE NUESTROS LECTORES

Da tu opinión

NOTA: Las opiniones sobre las noticias no serán publicadas inmediatamente, quedarán pendientes de validación por parte de un administrador del periódico.

NORMAS DE USO

1. Se debe mantener un lenguaje respetuoso, evitando palabras o contenido abusivo, amenazador u obsceno.

2. www.turismodeestrellas.com se reserva el derecho a suprimir o editar comentarios.

3. Las opiniones publicadas en este espacio corresponden a las de los usuarios y no a www.turismodeestrellas.com

4. Al enviar un mensaje el autor del mismo acepta las normas de uso.